Sapiens, de animales a dioses, de Yuval Noah Hanari

Sapiens, de animales a dioses, ha sido uno de los libros de no ficción con el que más he aprendido. Me dejó anonada desde las primeras páginas por la forma de aunar hechos y resultados científicos con reflexiones éticas y morales. Todo ello regado con una visión objetiva y clara.

Puede que tengas la impresión de que el autor piensa de determinada forma pero a la vuelta de la página, te lo desmonta por completo. Gracias a este pensamiento constructivo, el lector puede ser crítico con la información recibida. Vamos, no tragar sin más como los medicamentos que dicen saber a naranja y acaban siendo de todo menos sabor a fruta.

Uno de los datos que me llamó la atención fue la mención a que los bebés Sapiens nacen prematuros en comparación a otras especies.

Cuando pasamos a ser bípedos, las caderas de las mujeres se estrecharon provocando que los niños tengan que nacer antes. Esto da como resultado que los cachorros humanos sean de los únicos que por ejemplo, no son capaces de ponerse en pie tras su nacimiento.

¿A qué es curioso?

Una fuente de sabiduría condensada en 455 páginas

A lo largo de las páginas de Sapiens, de animales a dioses se concentra una cantidad abismal de información histórica, científica y moral. Si te adentras en este viaje en la historia de la humanidad, hazlo sin prisa y pensando cada afirmación.

Toda la narrativa no está centrada en el pasado de nuestra especie sino que no pierde de vista el futuro. Precisamente la esperanza de un futuro más próspero es lo que ayudó a que proliferara la revolución agrícola.

Piénsalo un segundo, ¿qué sentido tendría esforzarte ahora si no es porque crees que en un futuro vas a estar mejor?

Aunque algunas religiones y corrientes de pensamiento abogan por la búsqueda de vivir anclados en el presente, es inevitable que pongamos el foco en lo que vendrá. Estoy convencida que si no le diésemos valor al futuro no invertiríamos tanto esfuerzo en el día a día.

Si no hay futuro no tendríamos que trabajar duro, ni ahorrar, ni planificar. Solo contemplar qué pasa hoy. Por otra parte, también apela a que a pesar de tener este sentimiento de futuro no debemos olvidarnos de lo que hacemos en el momento presente.

sapiens, de animales a dioses

La invención del tiempo y el dinero

Pasado, presente y futuro van de la mano del tiempo, pero el tiempo no se midió siempre igual. Hasta la creación del sistema horario, nuestros antepasados vivían según el ritmo del sol y las estaciones. Ahora es prácticamente imposible no ser consciente del paso del tiempo.

Tenemos la hora en casi todos los aparatos electrónicos además de los propios relojes. ¿Hemos dejado de escuchar a nuestro bioritmo? ¿Somos conscientes del paso de las estaciones y de lo que eso implica a nuestro alrededor?

Otro de los tantos aspectos que se tratan en Sapiens, de animales a dioses, es el dinero. El dinero como tal funciona porque todos hemos aceptado que sea así. Hemos pasado de pagar con especias a dinero ficticio y todo increíblemente se sostiene en nuestra capacidad para imaginar.

Hemos inventado sociedades, culturas y dinero. Eso nos permite sentirnos parte de un grupo incluso sin intimar. ¿A caso todos los habitantes de una nación se conocen?

Los Sapiens somos dioses insatisfechos

¿Hay algo más peligroso que unos dioses insatisfechos e irresponsables que no saben lo que quieren?

Esta pregunta con la que acaba el libro es vital pararse a reflexionarla por el bien de todas las especies. Hemos conseguido extinguir a cientos de animales y vamos camino de quedarnos solos en un mundo probablemente hostil. Es un pensamiento pesimista pero también basado en evidencias.

Nos creemos dioses y los resultados de los cambios que estamos instaurando en el planeta no podemos imaginarlos. Creo que este libro merece la pena ser leído para ser consciente de dónde venimos y hacia dónde vamos. Para manejar el poder de cambiar lo que tengamos entre manos.

Muchos pequeños cambios unidos son los que cambian el mundo. No esperes a que el político de turno vaya a hacerlo, empieza tú.

¿Cuál es tu opinión sobre la humanidad y nuestro futuro?

Puedes descubrir otros libros de no ficción en estas reseñas.

Si te apetece leer Sapiens, puedes comprarlo aquí.

*Este post contiene enlace de afiliados de Amazon. Te invito a comprar siempre los libros en las librerías de barrio pero si decides que prefieres hacerlo a través de Amazon, adquirirlo con los enlaces que te proporciono me ayuda a monetizar el blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

💛️ También te podrían gustar las siguientes entradas:

Microcuentos con sabor a beso

microcuentos con sabor a beso La semana pasada en este post te hablé del reto de hacer tres finales diferentes para una misma historia. De momento esos microcuentos se quedan pendientes ya que en estos días mi foco ha sido darle forma a un relato corto. ¿Y por qué es importante ese relato en concreto? Con él he participado en el XIX Certamen Internacional Literario José Rodríguez Dumont. Este concurso se organiz ...
Quiero leer más

Sigo aquí de Maggie O’Farrell

Hay libros con los que solo necesito una página para saber que tengo una auténtica joya entre mis manos. Es el caso de Sigo aquí de Maggie O'Farrell, traducción de Concha Cardeñoso. Esta autora de Irlanda del Norte ha conseguido crear magia con un tema tan peliagudo como la muerte, que no desee parar de leer sin importar que demasiadas veces la balanza pudo salir a perder. ¿Te has encontrado alguna vez cara a cara con la muerte? Ella no solo una vez, sino nada más y nada menos que diecisiete veces. De esos retazos nace esta novela. Sigo aquí Un parto que se complica demasiado, u ...
Quiero leer más

Silencio, el poder de la quietud en un mundo ruidoso

Silencio, el poder de la quietud en un mundo ruidoso de Thich Nhat Hanh es una obra budista contemporánea en la que el autor ofrece una herramienta poderosa con la que vivir una vida con más atención. Recuerdo mi viaje de fin de curso a Italia. Uno de los últimos días en Roma, estaba con algunos de mis compañeros en un restaurante. Antes de que la camarera nos dejara la carta, sentí un impulso que me hacía buscar la soledad. Estuve toda la tarde en un plaza sola, en silencio. Compré algo para picar en un super cercano y allí me creé mi momento de paz. Es algo que ...
Quiero leer más

Las voces que resuenan en mi cabeza

las voces que resuenan en mi cabeza Son las cinco de la mañana, no puedo dormir más. Las voces resuenan en mi cabeza, creo que va a estallar o peor aún, me la acabaré arrancando. Se ha escuchado un ruido en la casa del vecino, siempre igual. Algún día tendré que dejarle las cosas claras, están prohibidos los ruidos, y mucho más los gemidos. ¿Quién se cree para follar de madrugada? El dolo ...
Quiero leer más